Marketing Educativo: la captación Online

marketing educativo

Marketing Educativo: la captación Online

De todos es sabido que la transformación digital también ha provocado cambios determinantes en el sector educativo, no sólo en la metodología de los propios cursos sino, por supuesto, en aquellas estrategias destinadas a captar a los alumnos, a los usuarios, hablamos del marketing educativo.

Existe un factor demográfico y cultural evidente. El alumno inferior a 30 años (una gran mayoría de la población estudiantil) utiliza medios digitales para la búsqueda de cursos o programas formativos, desde la búsqueda en Google, pasando por portales especializados en una oferta formativa voluminosa, las redes sociales, etc.

De ahí que el llamado marketing educativo haya tenido que realizar su propia reconversión a marchas forzadas para adaptarse a esos buenos tiempos.

Canales tradicionales como presentaciones presenciales, ferias o publicaciones en medios escritos o audiovisuales, cartelería en centros educativos, soporte exterior como Metro o Autobús… han dejado paso a otros que cualquier alumno puede consultar a través de su dispositivo móvil o smartphone.

De ahí que cualquier centro educativo tenga que fiar gran parte de su estrategia de marketing a reforzar, potenciar y hacer más eficaces sus canales on line para que el marketing educativo funcione, con una serie de pasos que ahora pasamos a enumerar:

 

  • Imagen de marca e información amplia y de interés en la web

Del mismo modo que en otros sectores se está imponiendo un modelo de sitio web basado en la imagen y en escaso contenido (la llamada visual web), en el caso de los sitios web de los centros educativos es muy importante ofrecer un contenido con rigor y extenso sobre la oferta que se propone, por supuesto junto a una imagen moderna, cuidada y que favorezca la usabilidad de la web.

Los usuarios comparan y precisan de información amplia del curso que van a realizar, con programa, horarios, precios, etc. También es muy importante información sobre el profesorado y testimonios de los alumnos.

 

  • Activos y creativos en Redes Sociales

Twitter, Facebook y, cada vez más Instagram siguen siendo canales interesantes, casi fundamentales, en la generación de retorno y la reputación on line de un centro educativo. Estamos hablando de un nicho de población especialmente activo en Redes, acostumbrado a compartir y a comentar aquella información que le llega de interés. No olvidemos tampoco contar con un Canal YouTube actualizado frecuentemente que nos ayudará muy mucho al posicionamiento de nuestro sitio web.

Y, por último, Linkedin se ha desmarcado como un canal fundamental en el sector formativo, ya que, al contar con un perfil profesional y académico del usuario, nos permite dirigir nuestras acciones a públicos afines con suma facilidad. Grupos de discusión, ofertas de empleo o campañas publicitarias propiamente dichas son caldo de cultivo fundamental para la captación de alumnos en este canal.

 

  • SEO con buena segmentación y geolocalizado

Estamos hablando de un sector en el que el volumen de búsquedas es brutal. Es fundamental establecer unas palabras clave precisas y específicas que nos ayuden a llegar a los usuarios que precisan de un curso como el nuestro y en el lugar que lo necesitan, si este es presencial.

Obviamente, si el curso es de carácter semipresencial u on line, la segmentación geográfica pierde relevancia y gana puntos la generación de confianza en el futuro alumno mediante experiencias de terceros, salidas profesionales reales, etc. En este sentido, tendríamos que hablar de un SEO práctico, muy práctico, y orientado a que el alumno encuentre aquellos cursos que realmente pueden ayudarle mucho en su futuro profesional de acuerdo a un trabajo que desea.

 

  • E-mailing realmente efectivo

¿Cuántos mails podemos recibir al cabo de la semana con ofertas formativas de diversa índole? La mayoría se disparan a bases de datos “cautivas”, nada segmentadas y en las que los destinatarios no tienen interés por lo que les llega. Lo importante será hacer el envío a aquellos usuarios que hayan manifestado su interés por un curso de estas características en el canal que nos ocupa o en otros, eligiendo con rigor la base de datos adecuada, o trabajándola.

Las campañas a CPL son bastante usuales en este tipo de sectores. La captación del registro es un paso clave, sobre todo si ese registro lleva aparejado el conocimiento en mayor o menor medida de sus intereses educativos o profesionales. Sólo de esa manera podremos enviarle cursos que realmente le puedan interesar.

 

  • Estrategias de fidelización y de recomendación

Estamos ante una elección o acción de compra muy meditada, en la que, por regla general, el consumidor se informa y compara mucho antes de tomar su decisión. De ahí que el factor de recomendación cobre más importancia que en otras. Acciones para premiar la referencia a terceros o comunicar con antiguos alumnos satisfechos siempre será un acierto, así como resaltar casos de éxito profesional de dichos antiguos alumnos o que los propios profesores sean especialmente activos en la difusión de la oferta formativa y su importancia para abrirse camino en el mercado.

Todo esto son estrategias propias de lo que se conoce como el marketing educativo.

¿Las pones en práctica?

 

Sin comentarios

Post A Comment